Odontología

ORTODONCIA

Prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales

La ortodoncia es una especialidad de la odontología que se encarga de todo del estudio, prevención, diagnóstico y tratamiento de las anomalías de forma, posición, relación y función de las estructuras dentomaxilofaciales.
Su ejercicio es el arte de prevenir, diagnosticar y corregir sus posibles alteraciones y mantenerlas dentro de un estado óptimo de salud y armonía mediante el uso y control de diferentes tipos de fuerzas.

 

Anteriormente se pensaba que los tratamientos de ortodoncia eran exclusivamente para los niños. Sin embargo, hoy en día se sabe que pueden realizarse a cualquier edad, consiguiendo excelentes resultados. También se cree, equivocadamente, que son tratamientos que tienen como objetivo mejorar solamente la estética, pero realmente los tratamientos de ortodoncia van más allá de eso, ya que consiguen mejorar la función estética y, desde luego, la salud. También se corrigen problemas de fonética, ya que la mala posición dentaria también modifica la posición de la lengua, lo que provoca la diferente pronunciación de las palabras.

 

La Organización Mundial de la Salud (OMS) establece que la maloclusión es el tercer problema de salud oral en prevalencia ya que una incorrecta alineación dental predispone a secuelas prejudiciales como dificultades para mantener una correcta higiene oral, riesgo de generar caries y enfermedad periodontal, anomalías funcionales, problemas en la articulación temporomandibular y otros problemas psicosociales.

Los tratamientos de ortodoncia, generalmente, se llevan a cabo con «brackets», que pueden ser metálicos o estéticos.

Brackets metálicos

Los brackets metálicos son los más comunes debido a que son fiables, resistentes y la fuerza que aplican no se ve disminuída con el tiempo, por lo que el tratamiento tiende a ser más corto. Además,es el tipo de brackets más barato.

Brackets de cerámica

Son de gran calidad y no tienen los inconvenientes de los de plástico, aunque su costo es mayor.

Brackets estéticos

Se pueden encontrar diversos materiales con los que se elaboran brackets estéticos: plástico, cerámica, zafiro o policarbonato, siendo los de zafiro más resistentes y no se manchan, al contrario de los brackets de cerámica. El arco debe ser metálico.

Brackets de incognito

Son transparentes y permiten la reducción de la fricción con la consecuente reducción de la duración de la totalidad del tratamiento, así como la reducción del tiempo que pasa un paciente en el sillón de la clínica.

Brackets linguales

Se colocan en la cara palatina y lingual de los dientes, por lo que no son visibles. El proceso de funcionamiento es similar al de los brackets tradicionales aunque, por norma general, suelen presentar mayor incomodidad en el paciente, al estar en continuo contactos con partes blandas de la boca, como la lengua.

Brackets o frenos de autoligado Damon

Estos brackets autoligables se diferencian de los brackets convencionales en que no es necesaria la instalación de ligaduras para fijar los arcos a los brackets, lo cual proporciona un movimiento dentario más confortable y más rápido, obteniéndose tratamientos más cortos y con citas más espaciadas en el tiempo. Además, la mejoría en la estética facial y de la sonrisa es realmente sobresaliente con este tipo de aparatología.

Ortodoncia invisible

Los tratamientos de ortodoncia invisible están compuestos por una serie de alineadores plásticos hechos a medida para cada paciente. Los alineadores se van cambiando progresivamente para conseguir, paso a paso, la posición deseada forzando al diente, a través de micromovimientos, a adoptar la posición configurada en el alineador.

Entre otras virtudes de este tipo de tratamiento, el primordial es que es menos visible y más cómodo a efectos prácticos si se compara con otros métodos de ortodoncia clásicos (como los brackets linguales o vestibulares). Sin embargo solo alinean los dientes por lo que a este tipo de aparatos se les llama alineadores, y al tratamiento realizado con ellos, «alineodoncia», pues al no permitir el encaje recíproco de los maxilares, no permiten la correcta oclusión.

PEDIR CITA

Acepto la privacidad